Arquitectura

Casa Pirineos

En el número 560 de Monte Pirineos sucede una propuesta de reconversión. Se trata de un predio rectangular de 16 por 46 metros en donde se redistribuyen los espacios para optimizar al máximo el terreno. Se integra un tablero que distribuye bloques con sutiles franjas de cristal en un mismo discurso de identidad lineal entre magnolias, jacarandas, arrayanes y guayabos, así como de una sutil mezcla de pastos y enredaderas en pisos y muros.

Casa Erasto

Casa Erasto se construye en un terreno a un lado del Bosque de Chapultepec; nos imaginamos la casa como una extensión de él. Un perímetro de helecho y bambú difuminan los limites del predio logrando integrarlo con el bosque. Si se observara desde arriba, el bosque y la casa se percibirían como un jardín continuo. La vegetación que algún día fue desplazada, se remonta ahora entre y sobre la casa, mitigando su mancha urbana e incrementando las áreas verdes de la ciudad.

Casa en el Pacífico

La partida arquitectónica del proyecto se crea a partir del corazón de la casa, un volumen central, que divide, dialoga y denota perfectamente la condición de uso de los espacios que giran a su alrededor, fragmentándose hasta convertirse en una serie de pabellones. El uso de materiales en su acabado más natural posible permite a su vez, que el proyecto dialogara no sólo con los elementos entre sí, sino como parte de un contexto innegable de playa con vegetación selvática y el perfil costero.

Casa Bruma

Se trata de un proyecto que replantea la idea de casa y estructura distintos espacios alrededor de un gran patio. Esta solución se debe a la necesidad de respetar todos los árboles existentes del terreno y al deseo de que cada espacio reciba luz de mañana y de tarde. Esto produjo una especie de casa explotada, donde la vivienda se compone por bloques aislados que giran dependiendo de las vistas y la orientación y se acomodan para librar la vegetación existente.